FESTES MAJORS.- Benidorm conmemora la llegada de la patrona, la Mare de Déu del Sofratge

“El 15 de marzo de 1740, al atardecer, un barco, sin arboladura, navegaba fuera de la bahía de Benidorm. Antonio Bayona, con Vicente Llorca, Miguel Llorca y otros marineros, todos vecinos de Benidorm, salió en su laúd en busca del londro…” es como comienza cada 16 de marzo, al alba, y con la voz de historiador local Bayona, se narra la llegada a Benidorm, a las 05.30 horas de la talla de la patrona, la Mare de Déu del Sofratge.
Entre el sonido de “dolçaina i tabalet”, y los cantos de les ‘copletes’ y ‘las mañanitas’ se han abierto las puertas de la iglesia de Sant Jaume y Santa Ana, donde se encontraba, nuestra patrona y salió de la misma portada por el alcalde, Toni Pérez, y por las reinas mayor e infantil de les Festes Majors Patronals, Anna Galiana y Àngela Antón, hasta el mirador de la plaza.

Este día, es sin duda muy importante para lo benidormenses que acuden por centenares a la cita con su patrona, ya que se puede portar por unos momentos por todos los devotos.
Después de las reinas y alcalde, fueron el concejal de Fiestas, Jesús Carrobles, y el presidente de la Comissió de Festes 2017, Antonio Vicente Fuster, para continuar las damas, mayorales y vecinos, por todo el recorrido en el que se visitan las tres playas de la ciudad: Levante, Poniente y Mal Pas.
Posteriormente, la imagen de la Mare de Déu del Sofratge ha vuelto a la parroquia donde se ha celebrado una misa. Finalizada ésta, la Comissió de Festes ha ofrecido un desayuno para los asistentes.

 
Historia de la llegada de la Mare de Déu del Sofratge

La historia relata que en 1740 los vecinos de Benidorm se vieron sorprendidos por la llegada a sus playas de un londro que había navegado hasta allí sin tripulación. Se creyó que quizás la causa de la desaparición de los tripulantes era la peste y esto infundió pavor. Las autoridades, después de discusiones y consultas, decidieron quemar el barco. Fue incendiado sin retirar nada. Cuando las llamas se extinguieron, los niños buscaron clavos y hierros entre la ceniza y encontraron “intacta y resplandeciente” una imagen de la Virgen con el Niño Jesús en brazos, que el barco había traído en su popa.
A fines de los años ’50 Pere Mª. Orts decidió investigar la historia de la Virgen y en el verano de 1963 descubrió los documentos que buscaba en el Archivo General de Simancas. El hecho de que el barco no fue quemado en 1730 sino en 1740 había dificultado su trabajo. Su libro Una imagen de la Virgen en Benidorm, describe detalladamente la verdadera historia de la Virgen del Sufragio.

Vídeo editado por Gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Benidorm

Reportaje Gráfico 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*