FESTES MAJORS.- Benidorm por segundo año no puede conmemorar la llegada de la patrona, la Mare de Déu del Sofratge

FESTES MAJORS.- Benidorm por segundo año no puede conmemorar la llegada de la patrona, la Mare de Déu del Sofratge

“El 15 de marzo de 1740, al atardecer, un barco, sin arboladura, navegaba fuera de la bahía de Benidorm. Antonio Bayona, con Vicente Llorca, Miguel Llorca y otros marineros, todos vecinos de Benidorm, salió en su laúd en busca del londro…” es como comienza cada 16 de marzo, al alba, y con la voz de historiador local Bayona, se narra la llegada a Benidorm, a las 05.30 horas de la talla de la patrona, la Mare de Déu del Sofratge.

Pero por segundo año consecutivo, no se ha podido celebrar, ni oír el sonido de “dolçaina i tabalet”, y los cantos de les ‘copletes’ y ‘las mañanitas’ o ver la apertura de las puertas de la iglesia de Sant Jaume y Santa Ana.
Este sin duda uno de los días, más importante para lo benidormenses que acuden por centenares a la cita con su patrona, ya que se puede portar por unos momentos por todos los devotos.

De nuevo este año, la Comissió de Festes Majors Patronals, que preside Batiste Rostoll, no ha podido llevar a cabo dicho acto, al igual que sus reinas y cortes de honor, pero si han realizado el volteo de campanas y el lanzamiento de 21 salves, ante un reducido número de personas, para celebrar ante su patrona el 281 Aniversario del Hallazgo de la Mare de Déu de Sofrage.

Historia de la llegada de la Mare de Déu del Sofratge

La historia relata que en 1740 los vecinos de Benidorm se vieron sorprendidos por la llegada a sus playas de un londro que había navegado hasta allí sin tripulación. Se creyó que quizás la causa de la desaparición de los tripulantes era la peste y esto infundió pavor. Las autoridades, después de discusiones y consultas, decidieron quemar el barco. Fue incendiado sin retirar nada. Cuando las llamas se extinguieron, los niños buscaron clavos y hierros entre la ceniza y encontraron “intacta y resplandeciente” una imagen de la Virgen con el Niño Jesús en brazos, que el barco había traído en su popa.

A fines de los años ’50 Pere Mª. Orts decidió investigar la historia de la Virgen y en el verano de 1963 descubrió los documentos que buscaba en el Archivo General de Simancas. El hecho de que el barco no fue quemado en 1730 sino en 1740 había dificultado su trabajo. Su libro Una imagen de la Virgen en Benidorm, describe detalladamente la verdadera historia de la Virgen del Sufragio.

Nuestro agradecimiento a la Comissió de Festes Majors Patronals por facilitarnos estas fotos.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Animated Social Media Icons by Acurax Responsive Web Designing Company
Visit Us On Facebook